Grupo NEUROREDES: Avenida 11 de Septiembre Nº 1881, Oficina 923. Providencia. Teléfono: 3769496.    
¿Dónde reside la memoria y cómo se utiliza?:

Trataremos de contestar estas preguntas basados en el trabajo de J. Tirapu y J.M. Muñoz publicado en REV NEUROL 2005; 41 (8): 475-484 476 bajo el título de "Memoria y funciones ejecutivas".

Los procesos de almacenamiento de la memoria ocurren en las estructuras cerebrales denominadas lóbulo temporal medial y estructuras diencefálicas (hipocampo). Las lesiones en estas áreas pueden producir graves amnesias anterógradas globales que afectan al recuerdo y el reconocimiento. Pero, la organización, búsqueda, selección y verificación de los recuerdos almacenados se realiza en la corteza frontal y las lesiones de esta área no producen una pérdida generalizada de memoria, sino que estos pacientes muestran algunos problemas cuando deben poner en juego habilidades implicadas en la búsqueda, organización, verificación y selección de la información. La pregunta a la que responde o debería responder el lóbulo frontal es: ¿qué información necesito y para qué la necesito? En palabras de Moscovitch y Winocur, 'el lóbulo frontal confiere inteligencia al estúpido sistema temporal medial/diencefálico'.

Este control de los procesos cognitivos que realiza la corteza frontal, se denomina función ejecutiva o supervisora de la conducta. Las funciones ejecutivas se han definido, de forma genérica, como procesos que asocian ideas simples y las combinan hacia la resolución de problemas de alta complejidad. Así, los pacientes con afectación frontal presentan problemas de iniciativa y de motivación, se muestran incapaces de plantear metas y objetivos, y no diseñan planes de acción en aras a lograr el objetivo deseado.

Por otra parte, el córtex prefrontal sería fundamental en la estructuración temporal de la conducta. Dicha estructuración se llevaría a cabo mediante la coordinación de tres funciones subordinadas:
- Una función retrospectiva de memoria a corto plazo provisional.
- Una función prospectiva de planificación de la conducta (no olvidemos que la memoria es retrospectiva y prospectiva).
- Una función consistente en el control y supresión de las influencias internas y externas capaces de interferir en la formación de patrones de conducta.

Múltiples trabajos relacionan el daño frontal con déficit de memoria específicos, como son:
- Afectación de la memoria de trabajo.
- Problemas de metamemoria.
- Amnesia de la fuente.
- Dificultades en la memoria prospectiva.

¿Qué es la memoria de trabajo o de corto plazo?:

Es el mantenimiento 'en la mente' de información que no se halla en el ambiente, sino que también hace alusión a la manipulación y transformación de esta información para planificar y guiar nuestra conducta. El concepto de memoria de trabajo o memoria operativa (working memory) trata de aglutinar esta rica concepción. La memoria de trabajo se define como un sistema que mantiene y manipula la información de manera temporal, por lo que interviene en importantes procesos cognitivos como la comprensión del lenguaje, la lectura, el razonamiento, etc.

El concepto de memoria de trabajo se ha reformulado y presenta varias modificaciones que se han de tener en cuenta:
- No se trata de un sistema de memoria, sino de un sistema atencional operativo para trabajar con contenidos de la memoria.
- El Sistema Ejecutivo Central contiene varios subprocesos, pero no contiene información y debería denominarse Sistema Atencional Supervisor (lo que resulta coherente con la denominación de sistema atencional operativo).
- Se añade un tercer sistema esclavo denominado 'buffer episódico'
El término memoria de trabajo es inadecuado, es un accidente histórico que refleja el hecho de que el modelo evolucionó del concepto más primitivo y limitado de memoria a corto plazo. El almacenamiento de memoria es sólo un componente del sistema que depende de los procesos de control atencional.
Los lóbulos frontales operan con contenidos de la memoria para orientar estos contenidos hacia la ejecución de conductas adaptativas. Los lóbulos frontales actúan como un sistema central inteligente encargado de la codificación y de la recuperación. Esto incluye la capacidad para iniciar y dirigir la búsqueda, monitorizar y verificar el resultado de la búsqueda y comparar el resultado encontrado con el pretendido o esperado.

¿Qué es la metamemoria?:

La metamemoria hace referencia al conocimiento sobre nuestra propia memoria, lo que implicaría aspectos tan complejos como estimar la capacidad de nuestro aprendizaje, seleccionar estrategias de memorización, monitorizar el aprendizaje, poseer conciencia de lo que conozco y no conozco o creencias sobre las posibilidades de nuestra propia memoria.

La metamemoria es la confluencia entre la memoria episódica y semántica (lo que sé y lo que conozco que sé) y que esta confluencia se lleva a cabo en el córtex prefrontal del cerebro. Así, muchas veces en nuestra vida cotidiana nos encontramos con situaciones en las que no logramos recordar la respuesta a una cuestión, pero estamos seguros de que podríamos emitir una respuesta adecuada si nos ofrecieran varias posibilidades de respuesta. Esto ocurre porque estos estímulos nos permiten acceder a información de la memoria semántica y existe una relación entre una respuesta y una emoción positiva que nos guía hacia uno de los estímulos al reconocerlo como familiar. Tenemos el conocimiento sobre nuestro sistema de memoria y su capacidad para recuperar información cuando poseemos una cantidad parcial de la misma.

¿Qué es Amnesia de la fuente?:

Se refiere a recordar correctamente un hecho o información concreta, pero la persona no logra recordar cuándo o dónde adquirió ese conocimiento, es decir, no recuerda la fuente ni el contexto donde aprendió esa información.

La amnesia de la fuente puede entenderse como una alteración de la memoria explícita declarativa, ya que existe una diferenciación entre la memoria para los hechos y la memoria para los contextos, ambas dentro de la memoria explícita. Esto permite comprender que el conocimiento pasado puede recuperarse tanto desde el sistema episódico (rememorar) como desde el sistema semántico (conocer). Es decir, la memoria semántica recoge información sobre el mundo que nos circunda y su contenido refleja nuestro conocimiento general (conocer), mientras que la memoria episódica (rememorar) recoge el contexto específico de nuestras experiencias personales (tiempo, localización, con quién estábamos, etc.)

La amnesia de la fuente sería el resultado de la desconexión entre la memoria de hechos y la de contextos, por lo que no podría considerarse propiamente como un trastorno amnésico en sí mismo, sino como una ruptura entre la información de la memoria semántica y episódica con dificultades para situar el conocimiento en las coordenadas contextuales o espaciotemporales en el que lo adquirimos.

¿Qué es la memoria prospectiva?:

La memoria prospectiva se define como el recuerdo de hacer algo en un momento concreto del futuro y la ejecución del plan previamente formulado (planificación). Puesto que, la memoria no consiste únicamente en conocer y rememorar eventos del pasado, sino que, además, nos permite almacenar planes e intenciones para el futuro.

La memoria prospectiva forma parte de la memoria episódica o autobiográfica, que puede dividirse en retrospectiva (hacia el pasado) y prospectiva (hacia el futuro). La información autobiográfica, que nos hace conscientes de nuestro pasado y nos prepara para el futuro, refleja un avance evolutivo importante, ya que esta información resulta fundamental para la autoconciencia (mi pasado es único y personal y me pertenece, y el futuro es mi futuro).

Otro aspecto a considerar es que las tareas de memoria prospectiva poseen un componente de memoria retrospectiva. Por ejemplo, podemos olvidar dar un recado a un compañero cuando lo vemos porque se nos ha olvidado la intención de hacerlo (memoria prospectiva) o porque no logramos recordar qué teníamos que decirle (memoria retrospectiva). Así pues, esta memoria prospectiva incluye subprocesos como el registro de la intención, mantenimiento de la información, ejecución de la intención y evaluación del objetivo (volvemos a aspectos de control ejecutivo funcional y no de contenido).

Grupo NEUROREDES: Avenida 11 de Septiembre Nº 1881, Oficina 923. Providencia. Teléfono: 3769496.